El bienestar es esencial

La salud y el bienestar están interconectados. Por ello, la economía en la cadena de valor completa, desde el desove hasta el engorde marino, está conectada con el bienestar de los peces. Los peces deben tener una buena vida. Las aguas limpias, la mejor alimentación, mucho espacio en las jaulas y una buena higiene en todas las etapas aseguran su excelente salud sin tener que emplear medicación. También se han desarrollado estrictas normativas para asegurar el derecho de los consumidores a los alimentos buenos y saludables. Así se da lugar a una buena red para controlar la calidad:

  • Las autoridades comprueban que se cumplan las normativas y que los peces gocen de buena salud.
  • Los procedimientos internos de control realizados por los piscicultores aseguran la calidad y la racionalización de los costes.
  • Las instalaciones de captura, las plantas de envasado y las empresas de transporte son las responsables de preservar la mejor calidad posible hasta que el producto llega al mercado.
  • Seaborn monitoriza todas las etapas del proceso. Somos responsables de hacer que nuestros clientes estén satisfechos.
  • Por último, son los clientes los que deciden si es el pescado que desean. Esta es la prueba decisiva.

Tener un sistema para los certificados de seguimiento y calidad significa que todas las personas pueden comprobar cada eslabón de la cadena de valor.