Trucha de los fiordos noruegos: los cimientos de la piscicultura noruega

La historia del éxito de la industria piscícola noruega comenzó con la trucha de los fiordos noruegos (Oncorhynchus mykiss). Esta especie crece en los fiordos noruegos, en los que los ríos llevan el agua de los glaciares y nieve fundida, por lo que tienen un bajo contenido en sal y proporcionan unas condiciones excelentes para el crecimiento de este tipo de peces. Nuestros pioneros comenzaron con la trucha y algunos de ellos han estado unidos a la trucha de fiordo desde siempre. La experiencia adquirida con la piscicultura de la trucha de los fiordos noruegos sentó las bases para que la tecnología hiciera posible cultivar, diez años más tarde, el salmón noruego. Con su carne de color rosa brillante y blanco pálido, la trucha es tanto una experiencia culinaria como un deleite para la vista en cualquier mesa que se respete. Al igual que el salmón, la trucha de los fiordos noruegos es popular entre los chefs profesionales y los hogares. La trucha de los fiordos noruegos también puede utilizarse en todas las recetas cuyo ingrediente principal es el salmón, lo que significa que estas dos especies se complementan bastante bien entre sí.